Venid, almas, a mi huerto

Venid, almas, a mi huertoMeditación sobre la pasión de Cristo y poemario espiritual

En una noche llena de misterio, el olivo más viejo de Getsemaní es testigo de la agonía y el sufrimiento de un hombre. La luz de la luna alumbra el camino por el que discurre un grupo de discípulos asustados que desembocan en el huerto de los olivos. Allí, a los pies del olivo viejo, Jesús vive las horas más amargas de su vida y se prepara para demostrar al mundo cómo ama Dios a los hombres, como el pastor que da la vida por las ovejas.

El título Venid, almas, a mi huerto abraza dos pequeñas obras: El olivo viejo y Esperando el alba.

El olivo viejo está concebido como un tríptico, como tres tablas donde se pintan diversas escenas de la Pascua: El olivo viejo, Tres discípulos y El jardín de José. Las dos primeras partes narran la pasión de Cristo, vista primero desde el olivo más viejo de Getsemaní, narrada después por tres discípulos de Cristo: Judas, Pedro y Juan. Una parte de esta obra se publicó en el semanario Alfa y Omega, núm. 397 del año 2004. En la última tabla de este tríptico —El jardín de José— María Magdalena, a la vez que nos guía hacia el acontecimiento de la resurrección de Cristo, nos da a conocer diversos episodios de su vida y de su amor por el Maestro. Esperando el alba es una colección de poemas, como canciones del alma que anhela encontrar a Dios, suplica y se admira ante lo creado.

 

 Descargue parte del libro

 Lea parte del libro online

 Compre a través de internet en Balmes Librería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.