El soldado moribundo

Escultura de la parroquia Cristo, Rey de la Paz. CDMX

Este que ves tendido en la llanura,

tenaz soldado en vida y en la muerte,

tiene el aliento herido, el pecho inerte:

sufre del plomo atroz la mordedura.

 

Combate aún frente a la sepultura:

mano en tensión, aferra el brazo fuerte,

el ojo que se apaga anhela verte,

sentir la bendición de tu dulzura.

 

En la paz y en la guerra, Tú a mi lado,

bendito Capitán, remedio santo

para el mortal cadete desahuciado.

 

Yo que de polvo soy, de miedo y llanto,

no temeré el futuro ni el pasado

si espero la mortaja de tu manto.

1 comentario en “El soldado moribundo

  1. Que gran poema Padre, gracias por pensar en las FA, a veces tan incomprendidas y señaladas, solo el juicio último les hará justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.