Pelícano (la pesca)

 

El ave traza un círculo sobre la mar despierta.

Es hora de pescar; está la mar inquieta

y el pez incauto nada muy cerca de la orilla

donde buscando están las aves su comida.

 

Y de repente ocurre. Se lanza como un rayo,

rápida, fiel, certera: sobre la presa el hado

del ave pescadora, pelícano de sal,

saeta que penetra sobre la piel del mar.

 

Se hunde (el agua hierve). Con el laurel regresa

hasta la superficie y en su bolsa almacena,

bajo su pico largo, (botín de pez dormido,

caza de mar nervioso) su pan, su sol, su brío.

Un comentario en “Pelícano (la pesca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *